Ir al contenido ↓

Prevención y Salud Laboral

Consejos para una vida sana: PÍLDORAS SALUDABLES: CONSEJO

PREVENIR EL ICTUS

El ictus es una enfermedad cerebrovascular y se produce por la disminución u obstrucción del flujo sanguíneo. La sangre no llega al cerebro en la cantidad necesaria y, como consecuencia, las células nerviosas no reciben oxígeno, dejando de funcionar. Al ictus también se le conoce como Accidente Cerebro Vascular (ACV), embolia o trombosis. Es la primera causa de mortalidad entre las mujeres españolas y la segunda en los varones. Cada seis minutos se produce un ictus en España. Se estima que más del 21% de la población mayor de 60 años de nuestro país, casi dos millones de personas, presenta un alto riesgo de sufrir un ictus en los próximos 10 años. Esta enfermedad es más frecuente a partir de los 55 años y su riesgo aumenta proporcionalmente con la edad.

Los síntomas del ictus son:

  • La pérdida de fuerza o sensibilidad
  • Debilidad en la cara
  • Brazo y pierna de un lado del cuerpo
  • Visión doble
  • Sensación de vértigo
  • Alteración repentina del habla
  • Dolor de cabeza súbito.

La identificación inmediata de estos síntomas es crucial en la evolución del enfermo, ya que se ha demostrado que los pacientes tratados desde el primer momento por neurólogos logran una recuperación casi total o con muy pocas secuelas.

COMO RECONOCER UN ICTUS:

  1. Pídele que levante los dos brazos o que se siente y levante las dos piernas al mismo tiempo. 
  1. Haz que sonría o sople.

Otro de los síntomas más habituales de ictus es la parálisis facial. A veces, puede ocasionar pérdida de visión, pero otras resulta más difícil de identificar. Simplemente pidiéndole que sonría podrás comprobar si la comisura de sus labios se tuerce hacia uno de los lados, dejando el otro prácticamente inmóvil. Una boca torcida puede ser un síntoma de parálisis facial, y suele venir acompañada de una sensación de acorchamiento u hormigueo. 

  1. Pregúntale cosas concretas. 

La dificultad en el habla y el entendimiento es también un síntoma común. Para comprobar que está teniendo problemas de comunicación, señala un objeto (bolígrafo, televisión, periódico...) y pregúntale “¿Qué es?”. Si al responder cambia el orden de las sílabas o pronuncia mal el nombre del objeto, podría ser un síntoma de ictus. Si todavía te surgen dudas, pregúntale a tu interlocutor “¿Qué está sucediendo a tu alrededor?”, para que describa la situación (dónde está, qué está haciendo, con quién...) y si responde entrecortado o se explica sin coherencia, no lo pienses más y llama a emergencias. Algo no funciona correctamente. En los casos más graves puede existir un mutismo.

COMO EVITARLO:

Los factores de riesgo modificables para evitar el ictus isquémico coinciden en gran parte con los factores de riesgo de la enfermedad isquémica coronaria y son de dos tipos:

Los factores de riesgo establecidos como:

Hipertensión  -  Hiperlipidemia - Diabetes Mellitus -  Tabaco - Estenosis carotídea - Fibrilación auricular -  Anemia falciforme

Los factores potenciales, como son:

Obesidad - La falta de actividad física - La intolerancia a la glucosa - La nutrición deficiente - El alcoholismo - La hiperhomocisteinemia - Las Toxicomanías La hipercoaguabilidad - La terapia hormonal sustitutoria / anticonceptivos - Los procesos inflamatorios y la apnea del sueño.

 

LLAME RAPIDAMENTE AL 061 Y EXPLIQUELE LO QUE PASA.

 

Agenda Prevención

RSS

+ Todos los eventos de la agenda

Redes sociales